• Noticiaspunto.com

Coraasan y Edenorte activan protocolo de emergencia ante inicio de temporada ciclónica


Santiago de los Caballeros, Santiago, RD.- La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan) y la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte (Edenorte), activaron el protocolo que contempla la  designación de brigadas de emergencia, el monitoreo de las plantas potabilizadoras y el caudal de las presas, con cuyas acciones se pretende mitigar los efectos de fenómenos atmosféricos al acercarse la temporada ciclónica que inicia el 1 de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre.


El director general de Coraasan, ingeniero Andrés Burgos y el gerente general de Edenorte, ingeniero Andrés Cueto, ubicaron los puntos críticos para prevenir daños a los sistemas de abastecimiento ante un posible impacto de un huracán y garantizar los servicios de agua potable y energía eléctrica a la población.


“Nosotros estamos pasando revista, tomando las medidas con nuestro comité de emergencia y estamos activándolo, preparándonos y pasando revista al plan preventivo para responder ante cualquier fenómeno que se pueda presentar en esta temporada ciclónica”, señaló Burgos.


De su lado, Andrés Cueto manifestó que “estamos buscando que los impactos sean de menor daño posible y que la gente en medio de esta temporada ciclónica siga recibiendo ambos servicios de manera continua”


Ambas instituciones cuentan con un Comité de Emergencia, con cuyos miembros coordinan las acciones para dar respuesta oportuna a las averías que se puedan producir en los sistemas de esas dependencias del Estado.


Las medidas  que se implementaran fueron socializadas en una reunión que sostuvieron los titulares de ambas instituciones conjuntamente con los integrantes del comité.


Los comités de emergencia de Coraasan y Edenorte se mantendrán en coordinación constante con el Centro de Operaciones de Emergencias (Coe), la Defensa Civil, la gobernación provincial y otros organismos.


Asimismo, se anunció que firmarán un pacto de colaboración interinstitucional en el que se comprometen a colocar estafetas de pago en sus dependencias para que los usuarios puedan pagar los servicios de agua y electricidad.